El tratamiento acústico es algo a lo que a veces no se le da la importancia necesaria en un home studio.

Sin embargo, su importancia es tal que una mala acústica puede perjudicar a las grabaciones y llevarnos a tomar malas decisiones durante la mezcla o mastering.

Los mejores micrófonos o monitores de estudio estarán altamente desaprovechados y provocarán un mal resultado si el tratamiento acústico de la sala en la que se encuentran no está a la altura.