En este vídeo-artículo te muestro 3 sencillas técnicas para conseguir unos sintetizadores más potentes, presentes y gruesos en tus mezclas de música electrónica. Como siempre, paso a paso y directo al grano.

Vídeo-tutorial con ejemplos prácticos:

Paso 1 – Inserta un compresor y comprime entre 5 y 7 dB (o lo que consideres apropiado para tu pista)

Si quieres conseguir que un sonido se mantenga presente en tu mezcla es importante que este mantenga un volumen constante. La compresión te ayuda a fijar la dinámica de un sonido y crea la sensación de que este suena «in your face» es decir, más cerca de ti, más presente.

Comprime lo que consideres apropiado según tus pistas y tu mezcla. Puedes tomar como referencia una compresión de 5 o 7 dB. Si tu compresor no es automático, ajusta tiempos de ataque rápidos y tiempos de release medios.

Mezcla-sintetizadores-EDM-1-min

Paso 2 – Ajusta el volumen de salida del compresor

Al comprimir perderás algo de volumen y tu tarea en este paso es recuperarlo. Ayúdate de la opción «bypass» de tu plugin para comparar el sonido antes y después de comprimir. Utiliza el control de volumen de salida de tu compresor para restablecer la ganancia atenuada.

Mezcla-sintetizadores-EDM-2-min

Paso 3 – Inserta un limitador y limita entre 3 y 5 dB

¿Sientes que la compresión no ha sido suficiente? ¿Quieres acercar todavía más el sonido? Entonces utiliza un limitador. Puedes tomar como referencia una atenuación de 3 a 5 dB.

Un sonido limitado suavemente sonará más natural, mientras que uno limitado fuertemente sonará más presente y saturado.

Mezcla-sintetizadores-EDM-3-min

Paso 4 – Inserta un saturador y aumenta el control «gain» o «drive» hasta que consigas un sonido más grueso y presente pero sin distorsionar la señal en exceso

Es el momento de darle el empujón final a tu sonido. Utiliza un saturador, pero no para distorsionar fuertemente la pista. El objetivo es saturar ligeramente la pista para conseguir esos armónicos y esa compresión propia de la saturación que empujará tus pistas a un sonido completamente «in your face».