¿Tienes dudas de qué formato de plugin debes de instalar en tu sistema? ¿Estás intentando instalar algunos plugins pero no consigues abrirlos en tu secuenciador?

Si te estás iniciando en la informática musical es probable que pensar en los formatos de plugins que se ofrecen te genere un pequeño dolor de cabeza… al fin y al cabo tú lo que quieres es hacer música. He creado esta pequeña guía para intentar hacer este proceso lo más sencillo posible.

Veamos. Los plugins de audio son aplicaciones que se añaden a los secuenciadores para añadir funciones extra ¿genial, verdad? Pueden ser efectos (compresores, ecualizadores, reverbs, saturadores) o instrumentos virtuales (pianos, cajas de ritmos, sintetizadores).

Esto abre un mundo de posibilidades, pues además de los procesadores que incluyen la mayoría de secuenciadores puedes instalar otros con más calidad o con otras funciones.

Para instalar estos plugins debes de tener en cuenta el formato que soporta tu sistema.

Todos suenan igual

No debes de preocuparte en elegir un formato u otro por el sonido, porque todos los formatos nativos suenan en teoría igual. Lo que debes de buscar es el formato que es compatible con tu secuenciador y el que te ofrece mejor rendimiento.

¿32bits ó 64bits?

Ya he comentado que la calidad de sonido es la misma. Lo que cambia es el rendimiento, siendo mayor en los sistemas de 64bits. En cualquier caso aquí lo que tienes que buscar es la compatibilidad con tu sistema.

Si tu ordenador tiene una CPU de 32bits solo podrás instalar sistemas operativos de 32bits, a los que solo podrás instalar secuenciadores de 32bits y a los que solo podrás instalar plugins de 32bits.

Si tu ordenador tiene una CPU que soporta 64bits podrás instalar sistemas operativos de 32 o 64 bits. Si tu sistema operativo es de 64 bits podrás instalar secuenciadores de 32 o 64bits. Si tu secuenciador es de 64 bits podrás instalar plugins a 64bits y, a veces, también a 32bits.

Esto suena un poco complejo pero lo habitual es que si tu CPU es de 32 bits instales todo en 32bits, no hay otra opción. Y si tu CPU es de 64bits, lo más óptimo es que siempre que sea posible instales todo a 64bits.

(A veces encontrarás la nomenclatura «x86» para referirse a 32bits y x64 para referirse a 64bits)

Para saber la versión de tu sistema operativo, en Windows haz lo siguiente:

«Windows 10 y Windows 8.1

  1. Clic en Inicio -> Configuración  -> Sistema  -> Acerca de .
  2. A la derecha, en Especificaciones del dispositivo,  fíjate en Tipo de sistema.

Windows 7

  1. Clic Inicio , clic con el botón derecho en Equipo y clic en Propiedades.
  2. En Sistema,  fíjate en el tipo de sistema.»

¿Y si no lo encuentro?

Si estás utilizando un sistema de 64bits y necesitas instalar un plugin que solo existe en 32bits o viceversa aún puedes hacer algo.

Necesitas utilizar un «Bridge», que básicamente es un adaptador o conversor. Algunos secuenciadores, como Cubase, incorporan un adaptador interno que te permite ejecutar plugins de 32bits en sistemas de 64bits.

Si tu secuenciador no incorpora un «bridge» puedes utilizar uno externo. Dos opciones muy conocidas son jBridge y 32lives.

Cabe decir que es preferible evitar esto siempre que sea posible pues los plugins adaptados pueden ocasionar consumos mayores de CPU e inestabilidad en los proyectos.

Formatos de plugins

Vamos a ver ahora los formatos de plugins más populares y los secuenciadores que los soportan.